La resistencia a través del arte: el ballroom sigue vivo

*Foto de portada por Miguel Loya (@mickeyloya)

El año pasado junto con el nacimiento del blog, inauguramos en La Virtual Groupie la celebración del mes pride con un post sobre el vogue de Madonna y la significación del movimiento ballroom en su nicho de origen.

Hoy, un año y varias cervezas más tarde, tuve la oportunidad de conocer y conversar con quienes representan y dan vida a la escena en la actualidad desde México, reflejo de un movimiento que, lejos de desaparecer, ha expandido sus cauces a nivel global captando a millones de personas de un colectivo que, al día de hoy, se niega a quedar relegado entre las sombras.

En esta ocasión, conversamos con Atlas Génesis (@atlas.genesis), bailarín, DJ y productor audiovisual, ingeniero de profesión pero artista por convicción con 4 años de carrera en ballroom y con Mussaeiro Génesis (@mussaeiro), bailarín con 2 años de carrera en ballroom, ambos integrantes de la House of Génesis.

En esta oportunidad, nos cuentan sobre la cultura ballroom desde sus experiencias.

📷Natalie Sosa (@naaaaaatalie)

Comencemos por lo más básico: ¿de qué forma explicarían el ballroom a los menos entendidos en la cultura?

ATLAS: Viéndolo de la manera más fácilmente explicada, diría que ballroom es una cultura que nace en Nueva York en los años 60’s, se popularizó en los 80’s y es un espacio que dignifica los cuerpos y las expresiones de la comunidad LGBT, pero especialmente de las mujeres trans y de los hombres gay.

Con todo lo que ha sucedido en el ballroom, actualmente hay muchísima diversidad, como lo hay dentro de la diversidad del colectivo LGBT, pero justamente está empezando a suceder este boom de nuevas expresiones dentro de la escena.

Pero para mí es eso. Al menos yo puedo resumir el ballroom desde un punto de vista más poético como eso: dignificar.

Según lo que he visto en redes sociales hay una buena producción detrás de las actividades que ustedes realizan. En este sentido ¿cómo funcionan? ¿son auto gestionadas o reciben algún tipo de financiación externa?

ATLAS: Todo es autogestivo. El cómo lo formulamos es que dentro de ballroom existen los balls, todo lo que tiene que ver con ballroom gira al rededor de los balls. Los balls son espacios de competencia donde competimos en diferentes categorías, desde voguing (que es lo más popular ahorita), runway, categorías de moda, sex siren, entre otras categorías.

Toda la cultura del ballroom gira en torno a esa competencia y gira en torno también al sistema de las casas, que somos diferentes colectivos que estamos compitiendo unos con los otros a través de los balls.

Lo que RosaVenus (@rosavenusdelrio) y yo decidimos crear para House of Génesis era que si nos interesaba competir en balls y ser reconocidos como una casa ballroom, pero tanto ella como yo tenemos un background de producción audiovisual, entonces queríamos integrar este elemento a lo que hacíamos dentro de la casa.

Lo que intentamos hacer es que creamos los eventos de los balls y principalmente lo que buscamos es contratar personas de la comunidad para que participen en esos balls, porque son producciones muy grandes, y además que recuperemos una inversión, que también es grande. El dinero que queda es lo que se reinvierte en las producciones que hacemos, entonces todo es autogestivo por parte del colectivo: todos ponemos nuestro talento y nuestro tiempo para sacar adelante los eventos que tengamos y a partir de ahí trabajamos para crear estas producciones y llevar a ballroom no nada más al ball, que es lo tradicional, sino llevar el ballroom tanto a redes sociales como a espacios de producción audiovisual, porque ya hemos trabajado en incluir estas producciones que hemos hecho a festivales de videoarte y otros.

Justamente nace esta idea de que nacimos en pandemia, entonces no podíamos ir a balls ni hacer otras cosas más que grabarnos y producirnos.

Desde sus experiencias personales ¿cómo conocieron el ballroom y el vogue?

MUSSA: Yo conocí la cultura gracias a esta persona (señala a Atlas con ambas manos y una sonrisa). Yo soy bailarín, entonces conocí primero el vogue como un estilo de baile solamente. Después de esto fui a un taller que dio Atlas y gracias a ese taller supe que el vogue no era solo un estilo de baile, sino que conlleva mucho más que eso: es parte de una cultura. Después en otro taller que nos dio, nos enseñó la historia de toda esta cultura.

ATLAS: Cuando conocí el ballroom tenía 23 años, y fue gracias a la que es mi madre voguera que es Purrlette (@Purrlette), aquí en México. Es una de las pioneras del sex siren aquí en la escena y una de las figuras importantes.

El sex siren es una categoría que habla más de mostrar sensualidad, de seducir a los jueces. Es como un performance en el que la gente te ve siendo sensual. Yo empecé dentro de ballroom no haciendo sex siren, pero con la inspiración de ella como mi madre, de lo que hacía. Entonces mi camino empezó haciendo categorías que son más como de caminata de runway y modelaje, pero eventualmente me interesé en el vouguing y fue gracias a él que empezó mi amor por la danza, porque antes yo no bailaba absolutamente nada.

De hecho creo que siempre les enseño un video de mis primeras veces y es un fiasco (se ríe). Pero agradezco mucho el haberme soltado, porque me inició no nada más dentro del vogue, sino que dentro de la danza y a poder descubrir mi cuerpo de otra manera. Eso fue al rededor del 2018 que empecé a descubrir la escena.

Entrando al tema de las casas, mencionaron antes que pertenecen a la House of Génesis, siendo Atlas el padre de la casa. Se entiende que el objetivo primordial de las casas en su origen era acoger a las disidencias (no solamente gays, que es un error histórico al que siempre se alude) y a quienes eran excluidos de su ambiente familiar tradicional. ¿Cómo funciona actualmente la dinámica de las casas? ¿siguen teniendo el mismo objetivo o ha variado?

ATLAS: Actualmente hay una variedad de casas enormes. Para empezar, existen dos tipos de casas: las casas kikis y las casas mainstream.

La función tradicional de lo que es una casa kiki es simplemente ser una casa que se une por diversión, de que juegan, experimentan, no se toman la competencia tan enserio. Digo «tradicionalmente», porque ahorita llega a un punto en el que la escena kiki ya es competitiva, es una escena muy grande también. Pero en las casas kikis la función principal era esa: divertirse. Además en su inicio también se utilizó como una manera de atraer a jóvenes a la escena con la finalidad de ofrecerles ayuda referente a educación sexual, a temas de VIH, de pobreza, de personas que no tienen hogares y era traerlas a una comunidad que les pudiera apreciar por su talento y que les ayudara a crear estas conexiones entre ellas. Esa es la función de una casa Kiki tradicionalmente.

Las casas mainstream son casas que están enfocadas completamente a la competencia, siguen teniendo este factor de familia y unión. Cuando se hace un grupo de competencia, ese grupo a fuerzas crea lazos que se sienten familia, es una familia también. La diferencia es que aquí el enfoque no es tanto de «nos vamos a divertir». O sea, si te diviertes, chido, pero la realidad es que vas a competir, nos estamos preparando para eso. Eso es tradicionalmente, obviamente hay casas mainstream que a lo mejor lo piensen de otra manera.

House of Génesis, 📷 Ale Sobrevilla (@alesobrevilla)

En el caso de House of Génesis nos configuramos como una casa mainstream, pero creo que al menos nuestra dinámica dentro de la casa si es muy familiar en el sentido de que hay lazos muy fuertes. Cuando platicamos en como se iba a ir desarrollando la casa si dijimos que este tema de padre, hijo y demás si los usamos porque es la terminología del ballroom y es un legado que hay que respetar. Pero realmente nuestras dinámicas no las pensamos tanto así, porque nos dimos cuenta en casas anteriores en las que estuvimos que podía incluso entorpecer las relaciones entre nosotros, porque la realidad es que si hay discriminación LGBT, pero la situación LGBT no es la misma ahorita en 2020 que en los 80′.

Entonces yo creo que, al menos en mi perspectiva con House of Génesis, esas dinámicas padre e hijo han evolucionado y ahora creo que nuestro trato es un poco más de amigos, compañeros, personas que trabajan juntas para un objetivo y yo nada más soy la persona que lidera al grupo, pero pues me dicen padre porque es la terminología del ballroom.

Entonces podríamos decir que ahora estos términos de padre y madre tienen más que ver con un sentido de liderazgo, a diferencia de lo que se daba en los 80′ que era una paternidad en el sentido más literal de la palabra, porque se estaba acogiendo a alguien en todos los sentidos posibles. Estábamos hablando de gente completamente excluida de la sociedad…

📷Miguel Loya

ATLAS: Hay casas en la actualidad que aún lo hacen, este es nuestro caso particular como House of Génesis, pero hay casas que siguen esa tradición. Al menos de mi lado, realmente todas mis hijas están bien, en el sentido de que al menos sus necesidades básicas están cubiertas, pero la manera en que nosotros apoyamos como padres a ellos es en el tema de la experiencia LGBT. A lo mejor yo no soy una persona que ya tiene 50 años siendo una persona LGBT, pero mi experiencia de 27 años sé que le sirve a él, que tiene 20 años (dice señalando a Mussa). Lo puedo ir mentoreando, qué cosas lo pueden hacer sentir mejor respecto a su expresión de género o el tema de la competencia, las dinámicas que hay dentro del ballroom, porque incluso dentro de la competencia también está el tema de las envidias, la competencia se pone más dura.

Como padre al menos yo si tengo esa visión de estar mentoreando a mis hijas tanto en su vida personal como profesionalmente, porque como House of Génesis trabajamos tanto en ballroom como en audiovisual, hemos podido también hacer una vida profesional fuera de eso. Hay personas que están empezando a trabajar como coreógrafas en producciones audiovisuales. Justamente esta idea de salirme del trabajo era para dedicarme a esto, y estamos creando una comunidad de gente que le encanta el arte y lo hace a través del ballroom, porque nos ha ayudado a crecer. La competencia nos ayuda a ser mejores.

Siguiendo este tema de las dinámicas familiares, la palabra «familia» está muy presente en todo lo que ha sido la cultura ballroom, históricamente hablando, pero no hablamos de familia en el sentido más tradicional de la palabra. ¿de qué forma se resignifica el sentido de tener una familia a través del ballroom?

MUSSA: Para mi House of Génesis es una familia porque yo me siento quien soy. Siento que soy yo cuando estoy con ellos, me apoyan de la manera que los necesite, están ahí siempre. A mi me sirvió mucho personalmente, porque a lo mejor yo tenía problemas con mi familia biológica, entonces el estar con personas que de verdad me entendían y me aceptaran como era, para mí significaba mucho.

Para mí eso significa qué es una familia: personas que te aceptan, que te quieren, que te respetan y que no lo hacen por obligación, disfrutan tenerme y yo tenerlos. Yo soy muy romántico (se ríe).

ATLAS: Todo lo que menciona Mussa para mí también aplica. Si yo no los tuviera a ellos como mi tribu, mi familia, nunca pudiera haber explotado quien soy realmente y no hubiera tenido este espacio seguro para mostrarme tal como soy.

En nuestro contexto, nosotros vivimos en Monterrey que es una ciudad al norte de México muy machista, muy capitalista y muy homofóbica. Entonces en mi caso, que salí al mundo laboral y trabajaba como ingeniero, me tocó tener que encajar mucho en la heteronorma para evitarme problemas dentro de mi trabajo. Realmente nunca comentaron algo respecto a mi orientación sexual, pero si notaba, por ejemplo, un poco de tensión respecto a mi expresión de género.

En mi versión masculina me gusta mucho el hip-hop, lo barrio; y dentro de lo femenino me gusta mezclar mi masculinidad con mi femineidad. Esa expresión es quien soy 24/7, así voy en la calle y aquí en Monterrey eso es muy mal visto, porque se ve como una persona ociosa que no trabaja. Aquí todos son «trabajo, trabajo, trabajo». No nada más eso, sino que agregándole el lado femenino, ya no es nada más una imagen de ocioso, sino que además de «joto«. Nada bueno.

📷Baltazar Araujo (@btzr.foto)
📷Jorge Cárdenas (@ball_fotoregistro)

En mi trabajo nunca me hicieron comentarios al respecto, pero si había un tema de tensión. Por ejemplo, si me pintaba el cabello de un color y todo era muy tenso. Justamente el que yo hiciera esas cosas en este espacio me permitieron conocerme más y me empujaban a conocerme más. Uno cree que se conoce, pero cuando estas en el lugar correcto te das cuenta que hay mucho más que descubrir.

Para mi fue esa posibilidad: de explorar y no ser juzgado al respecto.

Con respecto al tema de las competencias: ¿cuál es el valor que se le da a la competencia dentro de los balls?

ATLAS: Creo que depende de cada casa, de cada padre y de cada voguera. Para mi, nuestra misión dentro de cada ball si es ganar un premio, pero eso es visto a muy corto plazo y sucede en ball y es nuestro objetivo. Pero a largo plazo, creo que lo que la competencia del ballroom ofrece a la gente que quiere entrar a ballroom y que está dispuesta a competir es un crecimiento personal, porque lo que competimos en ballroom tiene que ver con tu habilidad, tu destreza y tu seguridad. Entonces, si tu no tienes eso y no estás dispuesto a explorarlo, a lo mejor el ballroom no es para ti. Pero si realmente estás dispueste a permitir que la competencia te forme, creo que eso es lo más valioso, porque te impulsa a ser la mejor versión de ti y a lo mejor no vas a ganar, eso es parte de competir, pero cada vez que compites aprendes algo y vas creciendo.

MUSSA: Igual yo pienso que a los balls vas a ganar, porque para mí la competencia también es una preparación para la vida. Porque cuando yo llego a un ball, no puedo dudar de lo que sé, de lo que hago. Tengo que llegar seguro y demostrarlo. La competencia para mí es competencia: voy a ganar y a demostrar lo que sé hacer y para mí también significa mucho llevarle un premio a mi casa, darle este reconocimiento.

(📷Arturo de la Cruz)

Además creo que ganas reconocimiento, y a largo plazo te sirve para que te tomen en cuenta en actividades dentro de la escena y pues eso también te da trabajo.

En un ball, la competencia es eso: ir y ganar. Pero obviamente tiene muchas otras cosas que vienen después y son antes también, porque es una preparación, tienes que entrenar para hacerlo, para llegar y darlo todo.

ATLAS: Mentalmente también.

MUSSA: Bueno, es preparación mental porque, como dijo Atlas, si hay muchas envidias a veces (ríe). Entonces creo que también es algo personal, de superarte a ti mismo. Obviamente si vas y ganas significa lo más, te da un valor a ti mismo que a lo mejor no necesitas, pero alguien te está dando. A mi la verdad me da mucha seguridad el estar ahí parado enfrentándome a alguien más, me reta más a mi mismo.

Entonces es un compromiso en cuerpo y alma…

ATLAS: Totalmente. Creo que parte de ese crecimiento como persona, lo que te da la competencia es que moldea tu mente para competir. Siempre que llegan nuevas personas al ballroom, normalmente cuando compiten por primera vez o les dan chop o pierden categorías. Hay gente que llega a ganar y eso también está chido, que lleguen y ganen a la primera. Pero justo la experiencia de perder es importante dentro de ballroom porque es lo que te hace ver cuales son las cosas de las que careces o cosas que puedes mejorar.

Si la persona que llega a ballroom y pierde no se lo toma personal y al siguiente ball llega y demuestra que lo pudo hacer, para mí esa es una persona que definitivamente tiene que estar en ballroom, porque eso es el ballroom. Pero si llega una persona y pierde y se lo toma personal, de que «ellos no creen que sea lo suficientemente bueno, ya no lo voy a hacer nunca…» definitivamente ballroom no es para ti, porque esto es así, así va a seguir siendo la competencia y no va a quitarse eso.

MUSSA: Otra cosa que puedo agregar es que las competencias en los balls literal son batallas: son dos personas haciendo lo mismo al mismo tiempo y tratando de superarse. Para mí es como una conversación que está teniendo una persona con otra y te prepara para responder. Si alguien te dice algo, tú respondes.

Algo que a mi me servía mucho es que si alguien antes me estaba atacando, yo me quedaba callado. Ahora me doy cuenta que cuando alguien me dice algo, siempre respondo con otra cosa, ya no me quedo con eso, sé que puedo responderle, que estoy preparado para responderle y no me importa; voy a hacerlo.

Entonces esta competencia de estar batallando, tener una conversación, también me prepara para recibir cualquier agresión y saber cómo defenderme.

Entonces esta dinámica de competencia trae muchos beneficios para enfrentar lo que es la vida real, especialmente en este caso cuando se es parte de la comunidad.

ATLAS: Cuando yo hablo de ballroom y dignidad, es lo que dice Mussa: si hace 10 años alguien llegara conmigo y me dijera joto, yo me haría chiquito, no respondería porque me haría sentir mal. Pero como ya tengo experiencia en ballroom, si alguien llega a decirme joto, es como «claro que soy joto, es lo que soy». Siento yo que los putazos que te llega a dar ballroom es justamente para que te des el valor que tú mismo te tienes que dar y que no te tiene que dar ni una persona externa, ni un juez, ni una persona que te grite en la calle.

Si estas seguro de tu valor, nadie te puede quitar eso.

📷Jorge Cárdenas

Este es un movimiento nacido en Estados Unidos y se ha ido internacionalizando a través de los años. Buena parte de quienes componían la escena ballroom en ese entonces era población latina disidente. ¿de qué forma sienten ustedes que influye este traslado del movimiento hacia países latinoamericanos?

ATLAS: Si es cierto que la comunidad latina ayudó a que el ballroom sea lo que es ahorita, las contribuciones de la gente latina LGBT de Nueva York es muy importante, pero también es un tema de reconocer que la comunidad afroamericana de Nueva York es tanto la que explotó y puso la llama para que esto creciera, y también pusieron mucho del trabajo para que sucediera.

Yo siento que la diferencia entre el racismo de EE.UU y latinoamerica es en lo imperialista que puede llegar a ser EE.UU dentro del ballroom también. El racismo y clasismo en latinoamerica también existe. A lo mejor no es el mismo que en EE.UU, pero es un racismo más callado, que tiene más que ver con el color.

Toco el tema de la comunidad afro porque es justamente un movimiento que ha estado sucediendo en latinoamerica: de qué tanto se incluyen a las comunidades afro de cada uno de los países latinoamericanos en la escena ballroom. En el caso de México especialmente, qué tantas personas morenas existen en la comunidad ballroom. Yo creo que aquí nos abarca más un tema del colorismo en las escenas y de que tan blancas o no blancas son.

Es un caso que, por ejemplo, Brasil no tiene. La comunidad ballroom de Brasil es muy negra y hay mucha diversidad tanto de cuerpos, colores e identidades dentro de lo LGBT. Para mi consideración, Brasil es la mejor escena de latinoamerica y siento que el ejemplo que ha puesto es algo que no hemos logrado aún en el resto de escenas latinoamericanas.

Si he visto que, por ejemplo, en Colombia se está avanzando hacia eso, en México se está hablando al respecto, son las escenas que conozco. Pero si he visto que es una conversación que está empezando a suceder en ballroom y es obviamente una conversación que no tienen en EE.UU porque allá la escena es negra y latina, y si hay gente blanca pero es la minoría. Entonces creo que se ha dado una oportunidad para que la gente LGBT de los países latinoamericanos exploren su sexualidad, que si es algo que puedo decir que sufrimos más en latinoamerica que en EE.UU, pero también el tema del racismo dentro del ballroom debe ser siempre abarcado porque es una cultura que nace de personas negras y latinas.

Creo que es un tema que se está hablando apenas en las escenas latinoamericanas.

Ustedes como House of Génesis ¿han tenido contacto con escenas ballroom de otros países? Hace poco vi en sus redes sociales que promocionaron una actividad de Fer Ninja, que es una casa legendaria y, a estas alturas, a nivel internacional…

ATLAS: El tema de Fer Ninja es que ella es una voguera mexicana que está dentro de la icónica casa de Ninja, entonces realmente no fue un evento internacional, porque ella es de aquí.

Pero dentro de House of Génesis tenemos una integrante que se llama Nubia Génesis, ella radica en Rotterdam en Holanda y ella nos representa allá como Génesis. Es la única Génesis internacional que tenemos en la casa. La conocimos porque hizo un intercambio en México, nos hicimos amigos, descubrimos la escena ballroom juntos y ella decidió unirse también a nosotros.

Fuera de ahí, los otros contactos que he tenido con otras escenas es con Makayla Revlon de Brasil. Tomé clases con ella y estuvimos conviviendo muy de cerca porque toqué como DJ en un ball de Fer Ninja, y pues la respeto mucho, es una gran voguera y artista.

También tomé clases con Monster LaBeija, pero con él no cree una relación, solamente lo conocí.

¿Qué significa para ustedes mantener viva la escena ballroom?

📷 (Créditos pendientes)

MUSSA: Para mí lo que nació como esta resistencia a los actos de discriminación, el mantener la escena significa justamente eso: resistir como personas LGBT y pues como a mí me ayudó mucho, sé que puede ayudarle a muchas personas que lo necesitan. Entonces para mí es importante mantenerla, porque es algo muy valioso para mí y creo que puede ser valioso para muchas personas y ayudarlos a descubrirse. Es lo que estoy viviendo ahora y no quisiera terminar con esto, yo quisiera que existiera siempre y vivirlo toda mi vida hasta que ya no pueda caminar (ríe).

ATLAS: Para mí es importante porque crea redes de confianza entre personas LGBT. Si es una escena muy competitiva, pero en tu grupo de personas realmente creas ese espacio en el que la gente puede florecer, porque estás como en este nido.

Creo que las personas LGBT específicamente nos vemos afectadas por el hecho de que la heteronorma y transfobia hace que nosotros como colectivo siempre estemos separados, que no creemos estos lazos o redes que realmente hagan que desarrollemos nuestra personalidad como el derecho humano que es.

Creo que ballroom da el espacio para eso, además como te comenté, te dignifica como persona, porque hace que te enfrentes a esos momentos en los que tu tienes que pararte sobre tus propios pies y hacer las cosas por ti. Siento que crea personas LGBT más fuertes, en el sentido de que si luchamos por nuestros derechos, pero también llega un punto en el que te puede llegar a afectar estar tanto picando piedra y luchando, yendo contra la marea. El estar dentro de esta comunidad hace que realmente esa discriminación no te afecte de la misma manera que te afectaba antes, la llegas a identificar, la ves y la reconoces, pero ya eres capaz de enfrentarla y pararte sobre tus propios pies.

Creo que eso es muy valioso y peligroso para la heteronorma, porque si nosotros como personas LGBT nos defendemos, la heteronorma tiembla. Por eso es importante para mí.

¿De qué forma les gustaría que la gente de afuera percibiera el movimiento y a ustedes mismos?

MUSSA: Como lo que somos. No me gustaría gustaría que me vieran de alguna manera diferente. Que a mi me reconozcan por lo que hago y que lo que hago vale. A mi me gustaría que la escena se reconociera como algo más en la vida, no como algo diferente, sino como algo que existe y que muchas personas son parte de esto, es real.

Igual que yo soy yo, y no tengo que demostrarte algo que no soy. Para mí es una forma de vida, para mí no es algo en lo que tenga que ser otra persona, sino que soy yo todo el tiempo: esta persona que soy dentro del ballroom quiero ser siempre, porque es quien soy en realidad y no pienso cambiar algo para que puedan reconocerme o validarme.

📷 (@lalente1993)
📷Natalie Sosa

ATLAS: Cuando me dices qué espero que piensen, la verdad no espero que piensen algo de mí. Esa expectativa del qué pensaran de mí siento que es algo que se va desvaneciendo a medida de que estas en ballroom, porque luego se vuelve más importante quien eres, al qué piense la gente de mí, como dice Mussa.

Lo que si me gustaría es que se apreciara el talento que se cosecha en ballroom y que sigue creciendo. Son expresiones culturales de la comunidad ballroom que a lo mejor no pueden ser apreciadas. Como por ejemplo, en runway, la gente puede decirte «estas solo caminando», pero dile eso a Naomi Campbell. No estás solo caminando, es más profundo que eso, entonces siento que a lo mejor la gente puede percibir que lo que sucede en ballroom es solamente fiesta, solamente inventadez, algo no serio. Pero la gente que existimos en ballroom nos tomamos esto en serio, lo entrenamos, lo estamos practicando todos los días, no nada más practicando en nuestro caso la categoría de vogue femme, no es solamente practicar la danza, es también practicar mi seguridad, entender quien soy, que es lo que estoy transmitiendo en la pista con mis movimientos. Todo ese proceso y ese talento se debe reconocer afuera, porque implica un trabajo y no solo eso, sino que es un arte. La gente tiene que entender que las expresiones LGBT son arte, no es entretenimiento de un show, no es entretenimiento de un bar, no es entretenimiento de un antro: es arte.

Pero fuera de eso, qué va a pensar la gente de mí, realmente no me importa. Ahorita no lo pienso.

📷 (Arturo de la Cruz)

¿Con qué les gustaría terminar la entrevista?

ATLAS: Primeramente agradecerte la entrevista, igual si alguien está interesado en lo que hacemos en House of Génesis nos pueden seguir en Instagram: @houseof.genesis, estamos trabajando ahorita en proyectos tanto audiovisuales como aquí en Monterrey estamos trabajando en promover la cultura Ballroom.

Ahorita estamos empezando a ir un poco más hacia el centro a CDMX, yo voy a estar este mes y Mussa el siguiente mes.

Igual comentar si alguien de alguna otra escena de latinoamerica o de Chile, estamos abiertos a conocerles y que nos encantaría crear esa comunidad internacional entre latinos, creo que es muy importante y si en latinoamerica nos unimos en lo que sea, somos mucho más fuertes.

Junio, 2022

3 comentarios sobre “La resistencia a través del arte: el ballroom sigue vivo

Agrega el tuyo

  1. Suelo comentarlo en cada entrada, pero nuevamente: me ha parecido fantástica, y quizás este es el mejor trabajo que he leído hasta ahora.

    Aunque me declaro como alguien con apenas los conocimientos básicos del ballroom, me resulta innegable su importancia histórica y cultural que se extiende hasta nuestros días, pues, si bien no nos encontramos en las mismas condiciones que en los años 80’s (especialmente en cuanto a la crisis del VIH y SIDA que afectó a la comunidad), cada vez se hace más evidente la necesidad de un espacio de contención y de expresión de la identidad alejado de los prejuicios que aún persisten en la sociedad. Ha sido una lectura indudablemente enriquecedora y admiro el trabajo de House of Génesis, además de, por supuesto, el prolijo trabajo de la querida Virtual Groupie.

    Le gusta a 1 persona

  2. Como una persona que cree profundamente en la importancia de que las voces se representen en primera persona, esta entrada resulta el complemento perfecto de la del año pasado, y está i n c r e í b l e.
    El título lo resume todo.
    Muchísimas gracias ❤💛💚💙💜

    Le gusta a 1 persona

  3. Sin lugar a dudas el ballroom es arte, es CULTURA, un espacio seguro de expresión, exploración y contención por y para la comunidad LGBTI+ que merece perdurar. Infinitas gracias mi querida huesitos por acercarnos con esta maravillosa entrevista. Mi profunda admiración al trabajo de House of Génesis.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: