Auto-tag: mis 7 canciones favoritas y no tan conocidas de Green Day

Hace un tiempo, escudriñando las profundas aguas de otros blogs, encontré una entrada que se titulaba «Las 7 canciones que más me gustan de Green day que no son singles ni tienen videoclip« y me tenté con la idea, pensando en mis propias 7 canciones mientras leía, así que decidí auto-tagearme.

Lo cierto es que hace tiempo que no escribo por aquí cosas que realmente me salgan del alma, y este tipo de entradas permiten darle un refresh a la imaginación, dado su carácter introspectivo y en especial por todo lo que la música de los verdes ha significado para mí.

Creo que el tag puede aplicarse a cualquier banda/artista preferido, pero como Green Day significa mucho en mi vida, pretendo mantener las reglas del juego originales (con una que otra trampilla). Huelga decir que no van en un orden establecido, aunque si hay unas que van por encima de otras en mi orden de cariño, pero ya descubrirán eso ustedes.

A ver qué sale.

7. Ha Ha You’re Dead – Shenanigans (2002)

Quizá Shenanigans sea de los álbumes más desapercibidos de Green Day, en honor a que se trate de un compilado de joyas que nunca salieron a la luz hasta ese entonces. Pero yo le doy el mérito de tener una de mis canciones favoritas de su repertorio y casualmente no de la mano compositora de Billie Joe, sino que de Mike Dirnt.

Estamos en una sociedad (para no decir, «bibimos») en la que odiar no está permitido. Los países occidentales (latinoamericanos especialmente) provenimos de una cultura judeo-cristiana donde valores como el amor al prójimo y el perdón están tan arraigados que los sentimientos de odio o rencor se forman casi como un tabú.

El punk vino a romper un poco con eso. Los seres humanos erramos y algunas personas (o instituciones) pueden causar tanto daño que es tarea difícil reprimir los sentimientos de malestar. Por eso creo que el punk a través del odio encontró su propia liberación. De pronto estaba permitido despotricar y apuntar con el dedo a quienes podías considerar enemigos de tu bienestar a cualquier nivel. Y eso está bien. Alguien una vez me dijo que no estamos obligados a perdonar cuando no lo sientes, y por eso mismo creo que es legítimo sentir alivio e incluso alegría cuando alguien que hizo mucho daño desaparece de la faz de la tierra.

6.- Redundant – Nimrod (1997)

Ya. Hice trampa porque Redundant fue single y tiene video. Pero en mi defensa, no es de las canciones más conocidas de Green Day (al menos no entre los menos fanáticos).

No sé quien de ustedes la habrá visto, pero yo lloré con la película Historia de un Matrimonio. Y no lloré con ella por ser una tragedia hollywoodense, sino por lo contrario: por lo real y cotidiana que es.

Puede llegar a ser fuerte aquella experiencia que sufren algunas relaciones de pareja que llevan mucho tiempo juntas y en las que se comienzan a difuminar las líneas entre la estabilidad y la rutina. Creo que en los matrimonios se da mucho, solo que llegado a un punto es algo que no se cuestiona por la cantidad de cosas que hay en juego.

We're living in repetition
Content in the same old shtick again
Now the routine's turning to contention
Like a production line going over and over and over
Roller coaster
Vivimos en una repetición
Contenidos en la misma vieja escena otra vez
Ahora la rutina se convierte en contención
Como una línea de producción yendo sobre una, y otra, y otra
montaña rusa

Lo fuerte no es vivir aquel proceso cíclico, sino aquel momento en que uno de los dos se da cuenta y toca dar el paso que permita romper la cadena. Y si ambos se dan cuenta, lo difícil es determinar quien lo va a evidenciar primero. Cuando las dos salidas posibles son trabajar en ello o de plano dar fin a la relación, puede ser un duro camino retrospectivo el pensar en qué pasó y en qué momento se volvió así. ¿Se falló como pareja? ¿Fue culpa de la sociedad? Con lo que cuesta cimentar las bases de una relación permanente. La rutina produce aislamiento; y el aislamiento, soledad. Es triste retroceder a un punto en el que se sienta soledad estando en pareja.

Pero no todo se agota en las relaciones sentimentales. Nuestros gustos, pasiones, trabajos o pasatiempos también pueden pasar por una etapa similar. Es muy fácil quedarse establecido en una zona de confort predeterminada, hasta llegar al punto de cuestionarse si lo que estoy haciendo es realmente porque me gusta o porque simplemente encuentro comodidad en ello.

Choreographed and lack of passion
Prototypes of what we were
Went full circle 'til I'm nauseous
Taken for granted now
I waste it, faked it, ate it, now I hate it
Coreográficos y carentes de pasión
Prototipos de lo que éramos
Se completó el círculo hasta que me dio náuseas
Dado por sentado ahora
lo desperdicio, lo finjo, lo como y ahora lo odio.

Quizá ya hiciste todo lo que pudiste haber hecho en ese determinado escenario, y sea momento de dar vuelta la página.

Creo que el video es un reflejo fiel de ese mensaje. Los chicos tocando en el mismo escenario y posición, mientras que en el transcurso de la canción va pasando de todo a su alrededor sin que ellos ni el lugar mismo se inmuten. Es redundante.

5.- Panic song – Insomniac (1995)

Panic song pudo haber sido el soundtrack perfecto para estos últimos años.

La canción habla de un ataque de pánico en su sentido literal, con todo lo que ello conlleva; y su musicalización en constante crescendo no hacen más que posicionar al oyente en aquella sensación hasta quedar inmerso.

La crisis de pánico es personal, pero también puede ser social. Como la canción lo dice. El mundo es una maquina de mierda y nos tiene en un constante estado de alerta. Por un lado nos carga de sobreestimulos y por el otro nos llena de profundos vacíos.

El mundo a veces (siempre) parece ser una bomba de tiempo constante, en todas las dimensiones. Desde el mundo como planeta hasta el mundo personal de cada individuo.

«Crisis» es la palabra que ha marcado estos años y tiene todo el sentido que «pánico» la acompañe.

4.- Lazy Bones – DOS! (2013)

Por si alguien se preguntó alguna vez el motivo detrás del pseudónimo de quien escribe, ya es misterio resuelto.

Es muchísimo lo que puedo decir sobre esta canción, pero es poco lo que realmente quiero y puedo contar. Es un tema muy personal, muy introspectivo y me ha acompañado en períodos particularmente oscuros de mi vida.

No es un secreto que la trilogía UNO!, DOS! y TRÉ! no sea de lo mejorcito (por no decir derechamente LO PEOR) de los verdes, pero sostengo la postura de que si hubiesen condensado en un solo disco algunos temas seleccionados de toda la trilogía, quizá hubiese resultado en algo mejor. Lo he discutido con otros fans de Green Day, y parece haber consenso en que dentro de esa selección indudablemente debería estar Lazy Bones.

Podría ser incluso la contraposición a Panic Song o más bien su respuesta. Porque después del pánico, viene el agotamiento. Muy propio de aquel vacío que provoca la sobrecarga.

I don't want your sympathy
I don't want your honesty
I just wanna get some peace of mind
No quiero tu simpatía
No quiero tu honestidad
Solo quiero tener un poco de paz mental

Billie escribió esta canción de modo autobiográfico cuando estaba pasando por un momento de crisis post-rehabilitación por allá por el 2012. Creo que aunque uno no haya tenido una experiencia similar, es muy fácil empatizar con el sentimiento de desasosiego del que habla en la canción, especialmente en momentos de conflictos con el mundo y con uno mismo. Y esa facilidad viene dada porque la única respuesta que busca la canción sea quizá uno de los mayores anhelos de la sociedad moderna: paz mental. Nada más. Y la única forma de conseguirla es lejos de todo, incluso de lo que más amas.

3.- Christie Road – Kerplunk! (1991)

Christie Rd. es de esas joyas que podrían pasar desapercibidas si no fuera por el cariño de los fans y yo también le guardo un cariño especial desde este verano pasado.

Quizá una de las cosas que pega más fuerte en la adolescencia es todo lo que tiene que ver con el sentido de pertenencia. En todo momento uno pone su mayor esfuerzo por ser distinto al resto, pero al mismo tiempo es una lucha constante por pertenecer. Y por si no fuera paradoja suficiente, la soledad en ese instante particular de la vida es tu peor enemigo, pero es el momento donde más presente está.

Para mí fue un cambio trascendental el paso del colegio a la enseñanza media. Quería y necesitaba comenzar de 0 en todos los sentidos, asi que nueva ciudad y nuevo liceo. El proceso me obligó a salir de mi zona de confort y gracias a eso conocí un universo de personas y experiencias nuevas, aunque nunca con ánimo de permanencia.

Después la universidad potenció todo eso. El proceso de madurez me hizo aprender a abrir mis lazos de confianza y eso me ayudó a encontrar un nuevo espacio seguro.

Creo que todos tenemos (o deberíamos tener) un Christie Road interno. La canción habla de un lugar físico, específicamente donde Billie y Mike se juntaban a fumar lejos de todo lo demás. Pero yo creo que ese lugar también se puede encontrar en las personas, y lo comprobé. Ese lugar donde escapo mentalmente en situaciones de estrés supremo, y donde quiero volver una y otra vez.

Con uno de mis amigos cantamos esta canción en algún momento del verano cuando estábamos en un viaje grupal lejos de todo, y entonces me di cuenta que tenía todo el sentido del mundo.

Give me something to do to kill some time
Take me to that place that I call home
Take away the strains of being lonely
Take me to the tracks at Christie Road
Dame algo para pasar el rato
Llévame hasta ese lugar al que llamo hogar
Llévate las tensiones de estar solo
Llévame a las sendas de Christie Road.

Si llego a morir de forma repentina, esta sería la canción que probablemente me gustaría que sonara en mi funeral. Así, si logro escucharla de alguna manera, voy a poder sentir que voy a volver hasta aquel lugar que sentí como mi hogar.

2.- Homecoming – American Idiot (2004)

Es difícil elegir una sola canción de un álbum como American Idiot donde todas sus partes están tan bien construidas, pero la agrego dentro de esta lista por dos motivos: porque es la única del disco que cumple con los requisitos del tag y por el sentimiento de nostalgia que me genera. Me gustaba mucho escucharla camino al colegio, ya que duraba exactamente lo que se demoraba el bus en llegar y me ayudaba a refugiarme en mis pensamientos antes de entrar a clases.

Homecoming es la segunda canción de larga duración del disco (de hecho, oficialmente la más larga de todo el repertorio musical de Green Day) y es la que abre las puertas al final de la historia del protagonista llamado Jimmy.

Pueden leer más sobre esto en la entrada relacionada: Desahogo amoroso: La genialidad de American Idiot.

Algo que me llama la atención es el contraste que se arma con Jesus of Suburbia, canción que vendría siendo su paralelo, como si fueran dos caras de la misma moneda. En JOS hay un Jimmy combativo, rebelde y existencialista, mientras que en Homecoming se convierte en un ciudadano promedio, conformista y «estable» (con todos los pormenores que la «estabilidad» conlleva). Es como si todo el transcurso de la historia hubiera llevado a Jimmy hasta la única vía posible para la sobrevivencia a la sociedad moderna: la adaptación. Es un desenlace muy triste, si lo piensan bien.

Pero quizá una de las cosas que más me gusten de esta canción es que, a pesar del desolador mensaje que hay detrás, no deja de ser divertida. Cuando estas en medio de la canción escuchando a Billie narrar la desesperanza del prota, aparece Tré cantando su vida rocanrolera hasta con saxo de fondo. Todo una montaña rusa de emociones que no podía ser menos en lo que es una de las obras cumbres de los verdes.

1.- Forever Now – Revolution Radio (2016)

No exagero cuando digo que uno de los mejores días de mi vida fue cuando tuve la oportunidad de ver a Green Day en vivo el 2017. Fue una experiencia mágica en muchos sentidos, no solo por el tremendo espectáculo que son capaces de armar, sino que también veía por primera vez a la banda que sigo desde la niñez.

Por si fuera poco, el hecho de que vinieran en el marco de la promoción de Revolution Radio lo volvió mucho más significativo, pues creo que fue un material que les devolvió parte importante de su esencia después del lanzamiento de UNO!, DOS! y TRÉ! en el 2013.

La verdad es que pude haber elegido cualquier canción de este álbum para poner en esta lista, pero Forever Now es la que cumple con los requisitos del tag y no por eso deja de ser más significativa.

Algo que me gusta mucho de RevRad es que su sonido vuelve un poco a la etapa American Idiot o 21st Century Breakdown con esa lógica de hilo conductor entre cada canción, aunque sin llegar a ser una ópera rock. Mayor plus le dan esos tintes de epicidad y emotividad a canciones como Somewhere y Forever Now, las que de alguna manera están profundamente conectadas como introducción y conclusión del álbum (como Jesus of Suburbia y Homecoming pero en versión mini), con la gracia de que Forever Now termina con la interpolación de Somewhere Now, cerrando todo el álbum en un círculo que vuelve a donde empezó. Pero bueno, creo que necesitaría un post completo para analizar el álbum en profundidad.

Al final, el motivo por el que posiciono a Forever Now en esta lista es por una cuestión muy simple. Me trae recuerdos de un momento particular del concierto en el que, mientras tocaban este tema, me detuve unos segundos para descansar e intentar procesar todo lo que estaba viviendo.

Ya no puedo agradecerle más a la música.

2 comentarios sobre “Auto-tag: mis 7 canciones favoritas y no tan conocidas de Green Day

Agrega el tuyo

  1. Yo he escuchado más bien poquito de Green Day; sólo las más conocidas, las que todos se saben. Así que esta entrada me ha interesado muchísimo, para saber más de la obra de la banda y poder ir más allá que la zona de confort que es escuchar solamente lo popular. Además, es un plus inmenso haberle adjudicado a cada canción una pequeña razón, una pequeña historia o significado, hace que todo sea menos impersonal y que la experiencia de escuchar sea un poco más íntima. Amé la entrada ♡

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo bueno de bandas como Green Day es que sus canciones más populares tampoco tienen desperdicio: son populares comercialmente, pero no carecen de contenido, sino lo contrario. Creo que Billie Joe Armstrong tiene una particularidad, y es que en más de una ocasión ha hecho hincapié en su falta de estudios (de hecho lo dice la letra de Forever Now: «Nunca aprendí a leer y escribir muy bien/Pero puedo tocar la guitarra hasta que duela como el infierno») pero a pesar de eso tiene un don como compositor que ha hecho que dentro de la comunidad de fanáticos (y no tan fanáticos) se den constantes interpretaciones a sus letras. Hay un montón de blogs y foros de discusión en internet donde se buscan los significados detrás de las letras de Green Day, y creo que es unas de las cosas que más he disfrutado dentro de la comunidad. Y ya no digo más porque me sale lo fangirl interna.
      Gracias por tu comentario ❤

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: