Lollapalooza Chile 2022 y el post-apocalipsis

Durante todo este tiempo pandémico, probablemente quien terminó siendo mayor y visiblemente afectada fue la industria del entretenimiento, lo que si bien potenció el lanzamiento continuo de material nuevo, no fue suficiente para llenar aquel vacío que dejó la sequía de presentaciones en vivo para las almas más melómanas.

Sin embargo, tras casi 2 años de confinamiento, poco a poco el virus y la pandemia van quedando atrás y la vida va recobrando la normalidad como si el cuasi-apocalipsis provocado por el coronavirus hubiera sido solo una larga pesadilla.

Acaso recordando la última Cumbre del Rock chileno?

Para fortuna nuestra, los eventos en vivo volvieron y el puntapié inicial fue dado, al menos en Chile, con la realización del festival Lollapalooza, quien por fin pudo concretar la celebración de sus 10 años de edición en el país tras un largo período de incertidumbre marcado por cambios en su programación, line up y conflictos con su antiguo recinto. Sin embargo, contra todo pronóstico, el evento logró salir adelante de manera satisfactoria, sembrando una serie de sorpresas y una que otra decepción.

Como en esta oportunidad no asistí, quedo al debe con una revisión exhaustiva y otros pormenores. Pero no quiero dejar de mencionar algunas apreciaciones que me dejaron ciertas presentaciones del festival desde las transmisiones en vivo.

La catársis de IDLES

Ya sé que es inevitable toparse con este tipo de comentarios, pero hasta el día de hoy me supera quienes siguen insistiendo con la idea de que el rock no tiene exponentes nuevos que valgan la pena. Ya lo decidirán esos sus nietos.

Pueden seguir quejándose todo lo que quieran en su propio abismo de autodestrucción, pero mientras tanto, el resto disfrutamos de bandas como IDLES que demuestran que no todo en la vida está completamente perdido.

Si alguna vez tuve alguna duda con respecto a la banda de Bristol, tras esta presentación ya no las tengo más. Si bien la sola presencia escénica ya bastaba para entrarle al público a simple vista, toda la performance e interpretación musical fueron suficientes para volar el escenario entero.

Sin necesidad de parafernalia ni cambios exóticos de instrumentos. La sola energía, rabia y locura desplegadas en la presentación hicieron revivir aquella cultura rockera catártica que tanto se extrañaba en este tipo de shows en vivo. Un setlist impecable, una banda con una personalidad visceral y contestataria, mosh pits como Dios manda y un público que durante Never Fight a Man With a Perm coreaba a todo pulmón «concrete and leather» cual aullido licántropo que parecía resonar en cada rincón del VTR Stage.

5 estrellas le doy a mi presentación favorita de los 3 días de festival.

El pop punk más genérico de jxdn

Y hablando de revivir, uno de los grandes resucitados durante el 2021 y lo que lleva este 2022 es el pop punk protagonista en los MP3 de los niños emo de los 2000, aunque esta vez de la mano tanto de antiguos como nuevos exponentes. Denle las gracias a Travis Barker.

Entrada relacionada: Del rock en el mainstream 2021

Uno de los cambios que trajo la modificación final del Line up de este año fue la incorporación de jxdn, uno de los tantos jovenzuelos discípulos de Barker que forma parte de esta nueva generación de punk-popers que, a mi parecer, se incorporó a este festival en reemplazo de YUNGBLUD, quien imagino que por cuestiones de incompatibilidad en las fechas de gira fue una de las bajas en esta edición del festival en Sudamérica.

Contrario a lo que se pueda sospechar, su invitación me pareció una decisión comercialmente acertada y programáticamente también, teniendo en cuenta que ese mismo día se presentaría Machine Gun Kelly. Pero ya conocen las reglas de este blog, y nos gusta sobreanalizar lo superficial.

Esta presentación de jxdn me sirvió para conocerlo en vivo y debo decir que, si bien comercialmente me pareció acertado, artísticamente me hizo falta alguien como YUNGBLUD o Palaye Royale.

Serán quizá mis resquemores contra el pop-punk más básico que se vuelve genérico y repetitivo para mi gusto lo que sumó un componente menos para mi apreciación de jxdn. Pero aunque dejara de lado toda mi apreciación personal sobre el género musical en el que incursiona, no me terminó de convencer por otras razones.

Parlante.cl

Para ser alguien que canta sobre las inevitables crisis y dilemas propios de la adolescencia (y también de la neo-adolescencia), jxdn me pareció un producto superficial, movido más por su naturaleza pop que punk, enfocado durante el show más en su imagen de idol juvenil que en intentar subsanar sus dificultades para cantar que lo tenían siendo sostenido por las voces de apoyo de sus canciones.

Soy inquisitiva, pero le doy el beneficio de la novedad y de que, independiente de mis apreciaciones personales sobre él, hizo un buen show. Logró congregar y movilizar a una buena cantidad de público, lo que siempre es valorable en cualquier tipo de festival. Sin embargo, artísticamente está lejos de llegar a convencerme. O quizá simplemente es que la vieja Huesos ya no está para estos trotes.

Mi decepción con The Strokes

Siempre es difícil hablar de las decepciones, en especial cuando se trata de una banda a la que le guardas cariño, en especial cuando esa banda pertenece al Olimpo de las bandas intocables y muy en especial cuando esa banda es The Strokes.

Como dije, no tuve la oportunidad de asistir al evento, así que no puedo hablar de primera fuente. Pero hay cuestiones que se transmiten incluso traspasando el umbral del technicolor, y es cuando una presentación es muy buena o muy mala.

Cuando anunciaron a The Strokes como headliners, encargados no solo de cerrar la última noche del show, sino que también de darle broche de oro a la celebración de los 10 años de edición del festival, pensé que era una decisión bastante prudente, considerando la historia de Casablancas y compañía con el evento y el país. Por lo mismo, lo que esperaba viendo la transmisión en vivo era despertar en mí esa sensación de «ojalá hubiera estado ahí» tal como me sucedió con otros artistas que se presentaron en el certamen y de los cuales esperaba menos. Pero no. Además de llegar con un atraso de 20 minutos, la banda se vio apagada, tocando por inercia, con un Julian que olvidaba la letra de un tema tan emblemático como Reptilia y encima de todo, con un setlist más reducido que el presentado en Argentina el día anterior. Lo único bueno fue el momento en que la banda siguió el olé olé olé del público, pero más no.

Para mí hay cosas que son comprensibles en los artistas. Al fin y al cabo, son seres humanos como cualquiera, god dammit. Puedes elegir qué tocar, cómo hacerlo y con quien. Pero algo que para mí resulta imperdonable, es la falta de pasión, en especial cuando ella está presente en países como los Sudamericanos donde no se pueden ver a nuestros gringos favoritos todos los días.

Muy rockstar será Julian, y lo sigo queriendo mucho. Pero muy a mi pesar, no puedo dejar de decir que el show de The Strokes me aburrió y dejó con un hambre que solo te deja el cierre de un certamen que celebra su décimo aniversario.

Mención especial para el pop

No crean que me voy a despedir de aquí como una amargada. Quiero regalar un espacio especial a lo que me parecieron las tres presentaciones pop más potentes del evento: Miley Cyrus, Marina y Doja Cat.

No puede discutirse que rara vez el mundo se puede encontrar con una presentación pop femenina mediocre. Por eso es que era casi imposible no hacerse unas expectativas altísimas de las representantes fuertes del pop en este certamen, y muy bien que hicieron su trabajo.

La seguridad de Miley, las coreografías de Doja y la hermosa voz de Marina no solo superaron con creces todo lo que sus fanáticos esperaban de ellas, sino que terminaron entusiasmando incluso a los menos fanáticos.

Si bien no muchas veces se habla del respeto que debe el artista a su público, creo que gran parte de ello se ve reflejado en la forma de llevar a cabo sus presentaciones. Un artista demuestra respeto hacia su público desde las muestras de agradecimiento que pueda dar en el escenario hasta realizar un show que sea lo más inolvidable posible. La triada que les menciono entregó todo eso y más.

Desde Miley usando todos y cada uno de los regalos que el público le lanzaba al escenario, pasando por una Marina que intentaba comunicarse a través de su mejor español posible con su fanaticada hasta una Doja que se distendía por completo de las formalidades propias de una diva dando un espectáculo honesto a la vez que profesional solo son reflejo del amor por su trabajo y de que las féminas en el pop siempre dejarán la vara muy alta.

Gracias y gracias ❤

Ya veremos qué nos depara el destino con la próxima temporada de festivales. Mientras tanto, a seguir sobreviviendo.

2 comentarios sobre “Lollapalooza Chile 2022 y el post-apocalipsis

Agrega el tuyo

  1. Miley reina de mi corazón, le tiran un collar en la cara y ella sigue cantando y se lo pone😂❤
    Yo sé que este blog está más orientado al rock/pop, pero alachingada, el trap chileno también merece reconocimiento así que digo aquí que los cabros se pasaron❤️‍🔥 pablito chill-e te amo

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: